Croquetas de lujo en tiempos congelados

por | Dic 19, 2020

Montar una empresa muy vinculada a la hostelería escasamente hace tres años y no morir en el intento ante el tsunami Covid. Éste es el reto al que se está enfrentando Gorka, fundador del proyecto Croquetissima, y que prefiere mantener su apellido en el anonimato.  Esta empresa está especializada en la producción y distribución de croquetas VIP de alta gama destinadas a bares y restaurantes, pero que de forma temporal estarán disponibles para particulares en determinadas zonas de Madrid.

La historia de Croquetissima comenzó a principios e 2018 cuando Gorka decidió desvincularse de su empresa anterior, dedicada a la importación de pescado congelado, porque no se sentía del todo feliz en ese proyecto “y solo se vive una vez”. Como buen vasco, este empresario llevaba el gen del buen comer en su ADN y además contó con la ayuda de su hermana y su cuñado, también emprendedores por vocación.

Tras las primeras pruebas, Croquetissima salió finalmente al mercado en junio de 2018. La idea inicial surgió para cubrir el hueco de mercado de una de las tapas favoritas de los españoles, junto a la ensaladilla rusa y la tortilla de patata. “Sin embargo, es muy complicado encontrar croquetas de buena calidad en cualquier bar, croquetas que estén hechas con leche entera y mantequilla asturianas, buena harina y un relleno de calidad máxima”, explica Gorka.

Y es que no hay otro secreto dentro de una croqueta: leche, harina y mantequilla para la bechamel, y el relleno. Sin embargo, lo más sencillo es siempre los más difícil de conseguir. Como dice el chef José Andrés “a un buen bar se le distingue principalmente por sus croquetas”.

Además de la calidad, los productos de Croquetissima destacan por la variedad y originalidad de los sabores: de ibérico, el gran clásico que acapara más del 80% del mercado, ventresca de bacalao, boletus, la Diablo, compuesta de chorizo picante y cebolla, cabrales, cecina, chorizo ibérico y  por último la única croqueta de albahaca de rama tomate y queso del mercado.

Y por encima de todo ello una cuidada vigilancia de higiene para que sea un producto seguro. “Nosotros contamos con un experto independiente que certifica la seguridad de nuestros productos y durante el proceso de elaboración nunca se permite que se mantengan entre los 10⁰ y los 60⁰ que es donde se corre el riesgo de que queden infectadas por bacterias. Para ello las sometemos a un proceso un abatidor de temperatura para mantenerlas a 3⁰ durante 20 minutos”, comenta Gorka.

Sus potenciales clientes fueron desde el minuto uno bares y restaurantes, que acogieron encantados sus croquetas. “Les convencimos de que merecía la pena tener un producto mejor aunque fuera más caro porque el auténtico beneficio está en la alta rotación. Nuestro siguiente paso fue encontrar una empresa grande que nos diera un empujón en el tema logístico y para ello les hicimos una demostración a Novafrigo, el mayor distribuidor de producto congelado de Madrid. Le encantó y comenzamos a trabajar con ellos. También habíamos comenzado a trabajar en otras comunidades autónomas”.

Pero llegó la pandemia. Y todo el esfuerzo y el trabajo se tambaleó tras el duro golpe sufrido por la hostelería madrileña en 2020. “España es un país sustentado en el turismo y la hostelería, con 80 millones de turistas que han desaparecido, así como los menús de entre semana debido al teletrabajo. Y si la situación no remonta de aquí a junio cuando se acaben los ERTES y los ICOs también peligrará nuestra supervivencia, porque seguimos siendo una empresa joven y pequeña, con solo cuatro empleados”, lamenta Gorka.

Por ello, y para conseguir mantenerse a flote Croquetissima está llevando a cabo el reparto de croquetas a particulares en algunas áreas concretas de Madrid, aunque el coste de transporte y logística es muy elevado. Esta pequeña pero matona empresa está aguantando contra viento y marea, sin ayudas ni subvenciones, a la espera de aclare la tormenta y no pulverice un sueño forjado hace tres años. “Somos gente dura, emprendedora y confiamos en nuestro producto así que lucharemos hasta el final”. Así sea.

Puedes consultar los productos de Croquetissimas aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Almudena de Llaguno: el viaje de una pionera

En la época de la vuelta a la tradición, lo único y las viñas viejas, nos asomamos al momento que viven las bodegas españolas en EEUU a través de la mirada de una auténtica pionera: Almudena de Llaguno. Almudena fundó en 1985 junto a Steve Metzler Classical Wines...

Kefir ecológico, 3.000 cabras, y el sueño de Letur

Para llegar al pueblo de Letur, 400 habitantes, tienes que recorrer más de una hora desde Albacete por una carretera serpenteante junto al río Segura que a mí me resultó extrañamente familiar a pesar de ser la primera vez que la visitaba. El paisaje es muy similar...

Helados Runakay: Todo el sabor, buenos para ti

En la pasada edición de la feria Organic Food Iberia, sobre la que escribí un artículo hace unas semanas, tuve la oportunidad de conocer unos helados sanos, sorprendentes y veganos: los helados Runakay. Manuel, su delegado en Madrid,  tuvo la amabilidad de...

Almudena de Llaguno: el viaje de una pionera

En la época de la vuelta a la tradición, lo único y las viñas viejas, nos asomamos al momento que viven las bodegas españolas en EEUU a través de la mirada de una auténtica pionera: Almudena de Llaguno. Almudena fundó en 1985 junto a Steve Metzler Classical Wines...

Kefir ecológico, 3.000 cabras, y el sueño de Letur

Para llegar al pueblo de Letur, 400 habitantes, tienes que recorrer más de una hora desde Albacete por una carretera serpenteante junto al río Segura que a mí me resultó extrañamente familiar a pesar de ser la primera vez que la visitaba. El paisaje es muy similar...

Helados Runakay: Todo el sabor, buenos para ti

En la pasada edición de la feria Organic Food Iberia, sobre la que escribí un artículo hace unas semanas, tuve la oportunidad de conocer unos helados sanos, sorprendentes y veganos: los helados Runakay. Manuel, su delegado en Madrid,  tuvo la amabilidad de...