agricultura ecológica empresas productos

Kefir ecológico, 3.000 cabras, y el sueño de Letur

Para llegar al pueblo de Letur, 400 habitantes, tienes que recorrer más de una hora desde Albacete por una carretera serpenteante junto al río Segura que a mí me resultó extrañamente familiar a pesar de ser la primera vez que la visitaba. El paisaje es muy similar al de la sierra de Guara en Huesca, que conozco bien.

Llegando a este pueblo asomado a un barranco imponente te das cuenta del verdadero milagro que ha conseguido una empresa familiar como El Cantero de Letur, que empezó como un sueño hippie de su fundador, Paco Cuervo y hoy navega con un entusiasmo arrollador su hijo Pablo. Hoy por hoy es la primera compañía productora de yogur y kefir ecológico en España, y está presente en los lineales de los principales supermercados españoles además de en tiendas ecológicas y en su portal online. Además también fabrican los productos de marca blanca de El Corte Inglés, Carrefour y Aldi, entre otros.

El motivo de la visita de prensa en la que participé la semana pasada era la presentación de su granja de cabras, un proyecto que comenzó hace tres años y hoy ocupa 300 hectáreas de terreno. Hasta la fecha la leche la proporcionaban los ganaderos de la zona. Sus nuevas instalaciones, con capacidad para 3.000 cabras de la variedad murciano-granadina, permitirán que el 90% de la leche de cabra que se emplea para la fabricación de sus productos provenga de un radio de 35 kilómetros. Podríamos calificar este lugar de paraíso caprino, ya que además de situarse en un precioso pinar a una altura de más de 800 metros, duplica las zonas disponibles para la movilidad de las cabras que exige la normativa ecológica.

Hoy un trailer sale cada día de la fábrica con sus productos que llegan a todos los rincones de España. Pero hace 30 años, cuando Paco comenzó su sueño, todo era muy diferente. Su hijo Pablo nos cuenta su historia: “Todo comenzó cuando mis padres llegaron aquí hace más de 30 años. Mi madre era maestra y mi padre no tenía trabajo en ese momento. Él siempre fue muy creativo y después de recibir una pequeña herencia decidió hacer algo productivo con ella. Compró 20 vacas y montó una pequeña quesería en una antigua balsa”, explica Pablo.

Los primeros años fueron difíciles, porque Paco decidió que su producción sería ecológica desde el primer momento, algo muy poco común por aquel entonces y además le faltaban conocimientos empresariales. Al principio repartía su queso por los pueblos cercanos en una 4L roja que todavía se conserva a la entrada de la fábrica. “Cuando ya estábamos pensando que la cosa no tiraba para adelante en 1995, entró en juego el yogur, que aportaba más valor añadido por litro de leche ya que su elaboración es más sencilla”, comenta Pablo.

Y de ahí al cielo lácteo. Porque para una empresa tan puntera como El Cantero de Letur ecología y tecnología pueden y deben ir de la mano. Este proyecto ha transformado completamente el destino de Letur, un pequeño pueblo de 400 habitantes alejado de una gran urbe y cuyo paisaje solo permitía una agricultura y ganadería de subsistencia. Hoy por hoy más de 100 personas trabajan de forma directa o indirecta para El Cantero.

Para una empresa puntera como El Cantero de Letur ecología y tecnología deben ir de la mano

Pero su director todavía quiere seguir creando un presente y un futuro para esta bella localidad albaceteña. Por ello está en marcha el proyecto Letur Repuebla, en el que esta empresa ha construido 10 viviendas que se alquilarán a un precio muy ajustado a personas dispuestas a empezar allí una nueva vida gracias al teletrabajo, preferentemente con familia.

Pablo Cuervo, director gerente de El Cantero de Letur, charla con uno de los empleados de la granja.

Proyectos de colaboración

El Cantero de Letur dedica un 10% de sus ingresos desde que la empresa comenzó a ser rentable en 2001 a proyectos de cooperación. “Creemos que es justo devolver a los países en desarrollo parte de lo que Occidente les está quitando”, explica su director.  Casi siempre eligen ONGs con menos estructura y proyectos muy concretos para “poder ver de forma directa el resultado de nuestro trabajo. De hecho, yo a principios de 2020 me fui con un equipo de rodaje a uno de nuestros proyectos en Etiopía a rodar el documental las 75, en el que 75 mujeres de la aldea de Meki recibieron dos cabras con el objetivo de producir leche y aumentar los ingresos familiares”.

Perspectivas de futuro

El año 2020 supuso un 20% de aumento en ventas para El Cantero de Letur. En 2021 han conseguido estabilizarse e incluso subir un 3%, pero ahora se enfrentan al reto de la subida de la energía y los combustibles, que de momento están absorbiendo, pero tendrán que repercutir posiblemente a comienzos del año próximo.

A pesar de que el consumidor está cada vez más informado, para Pablo Cuervo es importante no perder credibilidad y concienciar de que merece la pena pagar un poco más por un producto de gran calidad, respetuoso con el medio ambiente y con las personas que lo hacen posible. “Las grandes corporaciones han visto el filón de lo ecológico y se están lanzando a sacar líneas nuevas de producto, pero para nosotros nunca fue un tema de marketing sino de valores ya desde nuestros comienzos”.

Ver aquí el documental El sueño de Paco

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply