Restaurante Barrera: no eres su cliente, eres su invitado

por | Nov 26, 2021

Mi pareja de almuerzo me había dejado colgada a última hora por un imprevisto, pero aun así decidí mantener mi reserva en el restaurante Barrera porque me parecía un mal detalle cancelar en restaurante familiar y pequeñito. Al entrar ví que además iba a ser la única fémina de la sala entre ejecutivos con corbata de mediana edad, algo más mediana que la mía… Pero quién dijo complejos.

Me cantó el menú su dueña, Ana Barrera, que con look minimalista se movía por la pequeña sala, más bien lo que podría ser el salón de tu casa, con soltura y delicadeza de gacela. Me decidí por las alcachofas, muy ricas, aunque quizás algo aceitosas, quizás por su elaboración confitada. Y por las chuletillas de cabrito que suelen ser difíciles de encontrar. Crujientes y riquísimas, “son pipas”, me comentó Ana con media sonrisa. Antes me había preguntado si me gustaban las patatas revolconas y me añadió una poquitas. A quién no le gustan unos torreznos fritos a la perfección.

No tuvieron problema en abrirme un vino, a pesar de que no los tienen por copas, un detalle que agradecí. La camarera, encantadora, eligió un Ribera de Duero, Palacio de Villachica, y acertó. Suave pero con carácter. Uva tempranillo, color cereza intenso y sabor a frutas maduras. Ya no llegué con hambre para probar el postre, pero seguro que tienen joyas caseras que merece la pena probar. Sí me dieron un café riquísimo, no quemado, como suele ser costumbre en España.

En resumen, una casa de menú de barrio pero de menú cinco estrellas, semiescondida junto al jaleo de la calle Ponzano. Y un lugar donde te sientes invitado, no cliente de su dueña. Hasta la cuenta te llega manuscrita con mimo. Y un último detalle, disfruta como aperitivo a cuenta de la casa de una de las mejores ensaladillas con almendras fritas que hay en Madrid.

Precio: alrededor de 50 euros.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Almudena de Llaguno: el viaje de una pionera

En la época de la vuelta a la tradición, lo único y las viñas viejas, nos asomamos al momento que viven las bodegas españolas en EEUU a través de la mirada de una auténtica pionera: Almudena de Llaguno. Almudena fundó en 1985 junto a Steve Metzler Classical Wines...

Kefir ecológico, 3.000 cabras, y el sueño de Letur

Para llegar al pueblo de Letur, 400 habitantes, tienes que recorrer más de una hora desde Albacete por una carretera serpenteante junto al río Segura que a mí me resultó extrañamente familiar a pesar de ser la primera vez que la visitaba. El paisaje es muy similar...

Helados Runakay: Todo el sabor, buenos para ti

En la pasada edición de la feria Organic Food Iberia, sobre la que escribí un artículo hace unas semanas, tuve la oportunidad de conocer unos helados sanos, sorprendentes y veganos: los helados Runakay. Manuel, su delegado en Madrid,  tuvo la amabilidad de...

Almudena de Llaguno: el viaje de una pionera

En la época de la vuelta a la tradición, lo único y las viñas viejas, nos asomamos al momento que viven las bodegas españolas en EEUU a través de la mirada de una auténtica pionera: Almudena de Llaguno. Almudena fundó en 1985 junto a Steve Metzler Classical Wines...

Kefir ecológico, 3.000 cabras, y el sueño de Letur

Para llegar al pueblo de Letur, 400 habitantes, tienes que recorrer más de una hora desde Albacete por una carretera serpenteante junto al río Segura que a mí me resultó extrañamente familiar a pesar de ser la primera vez que la visitaba. El paisaje es muy similar...

Helados Runakay: Todo el sabor, buenos para ti

En la pasada edición de la feria Organic Food Iberia, sobre la que escribí un artículo hace unas semanas, tuve la oportunidad de conocer unos helados sanos, sorprendentes y veganos: los helados Runakay. Manuel, su delegado en Madrid,  tuvo la amabilidad de...